Fuente: Plataforma de madres y padres de niños con discapacidad afectados por la falta de personal no docente en colegios públicos de Aragón ‘Con ayuda conseguimos la luna’ | Somos padres de niños escolarizados en centros públicos de Aragón. Nuestros hijos tienen discapacidad porque sufren enfermedades crónicas, trastornos genéticos, problemas motores, afectación cognitiva y de desarrollo. Muchos de ellos necesitan sillas de ruedas, respiradores, atención y cuidados profesionales constantes. Muchos de ellos pueden mejorar y para ello necesitan rehabilitación. Todos ellos desean llevar una vida normal, ser escolarizados con otros niños en un entorno normalizado. Todos ellos sin excepción desean alcanzar todo aquello que su potencial les permite.

Se trata de un colectivo minoritario, especialmente vulnerable frente al que los poderes públicos ostentan unos deberes ineludibles de cara a asegurar su inclusión y su educación en condiciones dignas. A los efectos prácticos, el Gobierno de Aragón asume la obligación de contratar cada año personal especializado, no docente, que se ocupa de los cuidados que permiten la escolarización de este colectivo durante el curso lectivo.

Desgraciadamente esos deberes son mal comprendidos y peor aplicados en Aragón. Cada año, a nuestros hijos se les impone un penoso proceso por el que el personal contratado es insuficiente, llega tarde o no llega (en el curso 2018 /2019 hubo centros que recibieron sus profesionales en marzo e incluso en mayo !!!!!!). Por tanto, año tras año, la obligación que el gobierno regional ostenta de hacer posible la inclusión y escolarización de este colectivo en condiciones dignas, es atropellada, menoscabada y despreciada. A los hechos nos atenemos.

Con este trasfondo hemos llegado al inicio del curso 2019 / 2020, en el que en un paroxismo de ineficacia y negligencia, el Gobierno de Aragón simplemente ha obviado toda contratación de personal no docente, de manera que el colectivo en su conjunto se ha encontrado privado de los cuidados que es bien sabido, son imprescindibles para su escolarización y su rehabilitación. Ha sido un ‘sálvese quien pueda’, que ha obligado a algunos padres a asumir el coste de los cuidados de su bolsillo (en el mejor de los casos), a otros a renunciar a esos cuidados por no poder permitírselos, en otros casos para permitir la escolarización los padres se ven obligados a asistir al colegio con sus hijos a fin de proporcionarles los cuidados que necesitan. En ciertos casos, la falta de personal impide totalmente la escolarización de estos niños, y no queda otro remedio que dejarles en casa.

Es una situación de atropello de todo un colectivo tan incalificable que debería sacudir la conciencia de toda la sociedad aragonesa.
Es en este escenario que nuestra plataforma se ha constituido y se ha puesto en marcha, para reivindicar una solución integral y definitiva a este problema, y es por estas razones que apelamos a la solidaridad del conjunto de la sociedad aragonesa.

Hemos lanzado una campaña en Change.org, que ha alcanzado rápidamente más de 10.500 firmas (ver http://chng.it/yjcDrfCT44). Y hemos convocado una concentraciónde protesta el lunes 4 de noviembre a las 18H en Zaragoza (Plaza España, junto a las escaleras de la DPZ), en la que estaremos presentes muchos de los afectados, pero desearíamos además ver junto a nosotros a toda la sociedad aragonesa que se solidariza con nosotr@s con nuestros hij@s. Juntos queremos dejar claro al gobierno regional que ya es suficiente, que no permitimos más tomaduras de pelo, que se han acabado las excusas y el dar largas, que ha llegado el momento de que hagan su trabajo y se ocupen de los más vulnerables de entre los vulnerables.

Porque es de justicia.

“Leyes hay, lo que hace falta es justicia” (Ernesto Mallo).

 

Pin It